atrévete a dar el gran salto

En el artículo de hoy quiero compartiros una fábula, una historia de esas que muchas veces no sacan una sonrisa, pero que siempre nos dejan alguna enseñanza para hacernos reflexionar. La he llamado atrévete a dar el gran salto. Aclararte que me ha llegado por e-mail, por lo que, pese a que la historia no es mía, no puedo citar la fuente, aunque tiene pinta de ser algo popular. Sin más preámbulos os dejo con la historia y espero que os guste:

“Atrévete a dar el gran salto

Un millonario organiza una de tantas fiestas en una de tantas de sus mansiones. Invita a otros amigos millonarios, personalidades y famosos, altos cargos de la administración, y notables de toda la ciudad. Cuando la fiesta estaba en su máximo apogeo, el millonario se subió al escenario, pide silencio, para la música y dice dirigiendo su mirada hacia una piscina donde criaba cocodrilos australianos:

-Para celebrar un día tan especial, hoy voy a regalar todos mis coches a aquel que logre cruzar esta piscina y salir vivo del otro lado… ¿Alguien se atreve?

El silencio se había portado por un ensordecedor murmullo, los invitados se revolvían nerviosos:

-De acuerdo, sugiere un poco. El que se lance a la piscina, logré cruzarla y salir vivo del otro lado, ganará todos mis coches y aviones. ¿Quién se anima?

Una vez más el silencio fue la única respuesta. El millonario se revolvió nervioso pues su entretenimiento no estaba saliendo como esperaba.

– Está bien, subiré aún más la puesta. El que se lance a la piscina, logré cruzarla y salir vivo al otro lado ganará todos mis coches, mis aviones y mis mansiones, a excepción de ésta en la que estamos celebrando la fiesta que será la que me quede para vivir.

Justo en ese momento, cuando nadie parecía moverse, alguien salta la piscina. La escena es impresionante… Una lucha intensa, todos los invitados se giran para ver qué está sucediendo. El hombre se defiende como puede, agarrar la boca de los cocodrilos con pies y manos, les golpea donde fue, retuerce la cola a los reptiles… DIOS MÍO… Todo es violencia, supervivencia, nervios y emoción. ¡Parecía una película de cocodrilo dandy! Después de algunos momentos de terror hispánico, el valeroso hombre sale de la piscina con la ropa hecha jirones, lleno de arañazos y hematomas por todo el cuerpo, exhausto y medio muerto. El millonario se aproxima dándole un gran aplauso, lo felicita y le pregunta:

-Enhorabuena. ¿Dónde quiere que le entreguen los coches?
-Muchas gracias, pero no quiero ninguno de sus coches…

Con una mueca de sorpresa, el millonario pregunta de nuevo:

-¿Y los aviones? ¿Dónde quiere que se los entregue?
-Gracias pero tampoco quiero ninguno de sus aviones…

Extrañado por la reacción del valeroso hombre el millonario pregunta una vez más:

-¿Y las mansiones?
-Tengo una casa pequeña en un pueblo no muy lejos de aquí, no necesita ninguna de las suyas. Puede quedarse con todas ellas… No tengo necesidad de nada de lo que ha ofrecido.

Impresionado por el desapego de este hombre, el millonario pregunta:

-Pero si usted no quería nada de lo que he ofrecido, ¿qué es lo que quiere entonces?

Y el valeroso hombre le respondió muy irritado:

-¡Quiero encontrar al maldito desgraciado que me a la piscina!”

Y es que muchas veces no reconocemos nuestra propia capacidad y necesitamos de ese empujón. Nuestra vida transcurre entre éxitos y fracasos y la autoestima es el valor que nos hace tener plena seguridad de nuestras capacidades, además, nos da la fortaleza necesaria para superar los momentos más difíciles de nuestra vida, evitando caer en el pesimismo y en el desánimo.

Del mismo modo sucede con tus proyectos, si no te atreves a dar el gran salto, tal vez nunca te des cuenta de tus verdaderas capacidades. Si crees que necesitas “un empujón” para dar el gran salto, quizá deberías buscar “al maldito desgraciado para que te empuje”, pero de cualquier forma tienes que intentar lanzarte. Verás como tus habilidades se activarán para “luchar contra los cocodrilos”.

Te dejo el enlace un video en el que hablo de empezar, justo lo que tenemos que hacer.

https://www.youtube.com/watch?v=S-0oL3wZLoM

Si te ha gustado que inspirado esta historia, deberías compartirla para que pueda inspirar alguien más. Déjame en los comentarios tus reflexiones y así las podemos compartir entre todos.