A las 7,32 horas de este lunes, el Explorador Mars Science Laboratory de la NASA, más conocido como Curiosity, ha aterrizado en la superficie de Marte y ya ha enviado las tres primeras imágenes del Planeta Rojo, según ha informado la NASA. “Estoy entero y a salvo en la superficie de Marte”, se leía en el mensaje colgado en el blog de la NASA a las 05:32 GMT, que dio lugar a una celebración con aplausos, abrazos y gritos de alegría entre el personal de sala de control de la misión del Laboratorio de Propulsión en Pasadena, en el estado de California.

“¡Cráter Gale, aquí estoy!”, ha añadido el explorador en su mensaje enviado desde 567 millones de kilómetros.

La agencia espacial estadounidense, la NASA, dijo que el vehículo explorador, del tamaño de un automóvil pequeño y de una tonelada de peso, ha amartizado con éxito y ha dado comienzo a una misión que durará dos años y que pretende buscar pruebas sobre si Marte alguna vez albergó vida. El artefacto mantuvo un curso perfecto en su viaje de casi nueve meses desde que despegó de la Tierra.

El aterrizaje en Marte superó lo que los ingenieros de la NASA describieron como “siete minutos de terror”: la nave fue frenada por un paracaídas antes de que ocho pequeños retrocohetes se encendieran para controlar su descenso.

Una señal que confirmó que el vehículo se encontraba en suelo firme fue transmitida a la Tierra por el satélite Odyssey, que está orbitando alrededor del planeta rojo. El éxito de la misión fue recibido entre abrazos y gritos de júbilo en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California.

Sobre un terreno rocoso

“No puedo creerlo, es increíble”, ha gritado Allen Chen, el subdirector del equipo encargado de supervisar el aterrizaje de la nave, al contemplar las tres fotografías enviadas por Curiosity, en las que se ve un terreno rocoso y, en una de ellas, una de las ruedas del vehículo explorador posado ya sobre la superficie marciana.

El proyecto, en el que se han invertido 2.500 millones de dólares, es la primera misión de la NASA en astrobiología desde las pruebas de los años 70 del siglo pasado.

Este aterrizaje es una victoria para la agencia espacial estadounidense, mermada por los recortes presupuestarios y deslucida por la retirada de su programa de lanzaderas espaciales, después de 30 años de funcionamiento.

“Es un enorme paso hacia la exploración de planetas. Nadie ha hecho antes algo así”, ha destacado John Holdren, el asesor para asuntos científicos del presidente estadounidense, Barack Obama.

Precisamente, Obama también ha reaccionado de inmediato al aterrizaje de Curiosity, que ha calificado como “una hazaña tecnológica sin precedentes“. en un comunicado emitido poco después de la llegada del explorador a Marte, el presidente subraya que la nave de la NASA, “el laboratorio más perfecto que se ha posado en otro planeta, constituye una hazaña tecnológica sin precedentes que permanecerá en el futuro como un hito del orgullo nacional“.

La NASA ya ha difundido las primeras imágenes en baja resolución que muestran la rueda del robot y su sombra en la superficie marciana.

Una primera fotografía en color de la zona donde toco el suelo marciano Curiosity debe ser enviada en un par de días.

“Estamos nuevamente en Marte”

La agencia espacial estadounidense NASA ha confirmado que el artefacto, de una tonelada de peso, ha realizado con éxito el descenso por la atmósfera marciana después de un viaje de 570 millones de kilómetros de la Tierra, una compleja maniobra que había sido anunciada como “los siete minutos de pánico“, el tiempo que la misión tarda en completar una serie de maniobras de alto riesgo para frenar el vehículo desde una velocidad de entrada de 21.240 kilómetros por hora– hasta su aterrizaje en el cráter Gale, permitiendo que las ruedas se ajusten suavemente para el aterrizaje.

El director de vuelo informó que el robot había contactado con la superficie de Marte a una velocidad de 0.6 metros por segundo. Tal como se había planificado, la cápsula desplegó un gigantesco paracaídas cuando estaba a unos 11.000 metros de altura para frenar el descenso. A unos 20 metros del suelo, una grúa bajó el Curiosity, que desplegó sus seis patas de ruedas para posarse suavemente sobre la superficie de Marte.

“Estamos nuevamente en Marte y es absolutamente increíble. No hay nada mejor que esto”, dijo el administrador de la NASA Charles Bolden. “No hay nada mejor que esto.”

Durante las próximas horas el equipo evaluará las condiciones y operabilidad del vehículo también conocido como el Mars Science Laboratory, MSL. Este es el cuarto robot que la NASA pone en Marte pero su complejidad y sofisticación dista mucho de los proyectos anteriores. El Curiosity ha sido enviado para investigar el interior del cráter Gale que está en la montaña central con más de 5 kilómetros de altura.

La misión decidió escoger el cráter Gale como lugar de aterrizaje debido a que fotos satelitales mostraron sedimentos en la depresión que lucían como si se hubiesen formado debido a la presencia de abundante agua.

“Vemos mucha evidencia de que el agua estuvo en Marte en un pasado distante y que fluyó por toda la superficie posiblemente por millones de años”, explicó a la BBC Ashwin Vasavada, uno de los científicos a cargo de la misión.

“Esta misión va un paso más adelante en la tarea de tratar de entender si el medio ambiente en el que el agua existió era habitable. ¿Hubo allí ingredientes básicos para la vida? Vamos a aprender cuáles fueron tales condiciones cuando la vida era más propable en la historia remota de Marte”, agregó.

En busca de evidencia de vida microbiana

Su objetivo es recorrer el interior del cráter Gale durante al menos un año marciano, 687 días, estudiando el clima y la meteorología marcianos, recoger datos para una hipotética futura misión tripulada, y ver si en el pasado Marte fue habitable. El vehículo subirá la montaña estudiando las rocas que durante billones de años estuvieron en contacto con agua líquida. La misión buscará evidencia de ambientes pasados que pudieron favorecer la vida microbiana en Marte. Los científicos advierten, sin embargo, que será una exploración lenta.

El Curiosity tiene una batería de plutonio que debe darle mucho más longevidad que los sistemas de energía solar con paneles instalados en los vehículos anteriores.

“La gente tiene que darse cuenta de que esta misión será diferente”, comentó Steve Squyres, el principal científico de los robots Opportunity y Spirit que aterrizaron en Marte en 2004.

“Cuando aterrizamos pensábamos que sólo tendríamos 30 soles (días marcianos) en la superficie. El Curiosity, en cambio, tiene un montón de tiempo disponible”, le dijo a la BBC. Inicialmente, el vehículo está financiado para dos años de operaciones. Sin embargo, muchos esperan que esta misión se prolongue más de una década.

Una estación meteorológica Made in Spain

El investigador del CSIC Felipe Gómez, integrante del equipo español del proyecto, ha vivido en primera persona el aterrizaje desde Pasadena. “Se está viviendo con una emoción increíble”, ha declarado a RNE, minutos después de que el Curiosity se posará en la superficie de Marte. “La verdad es que se ha hecho un trabajo perfecto, aunque ahora hay que chequear que todo funciona correctamente”.

Dentro de la nave que acaba de aterrizar en la superficie marciana ha viajado hasta el Planeta Rojo un instrumento español, el REMS (Rover Environmental Monitoring Station), diseñado y fabricado en las instalaciones del INTA en Torrejón de Ardoz, cuya misión será la de recoger datos sobre las condiciones meteorológicas del planeta.

Fuente y otra Fuente

The post El Curiosity llega con éxito a Marte appeared first on Segunda Realidad :: Misterio.