Entidades

Las entidades son de tal realidad, a veces, que el testigo cree que como las leyes físicas propugnan, ocupan un lugar en el espacio. La sensación de realidad es tal, que normalmente el testigo no sabe que lo que tiene enfrente de sí es una entidad. 

Normalmente llega a tener conciencia de ello sólo por comprobaciones posteriores: cuando lo comenta con alguien y le dice que esa persona está muerta o cuando comenta que ha visto a cierta persona, etc. Tal es la realidad que las entidades suelen presentar.

Pues bien, nuestro caso se podría clasificar dentro de las entidades que parecen total y absolutamente reales. De cuerpo entero, actuando como una persona normal. Sólo, como luego veremos, la mirada aparecía perdida en el infinito, fija, como ausente. La cara era inexpresiva, pero todo lo demás correspondía a una persona viva, que subía en un ascensor, al que posiblemente habría llamado y solicitado que la subiese a una de las plantas del hospital en cuestión.

Nuestro hombre, que es un profesional de la sanidad, había estado durante un curso académico fuera del Hospital donde normalmente presta sus servicios. Fue durante el período comprendido entre Octubre de 1988 y Julio de 1989 y había sido un curso de reciclaje. En ese intervalo, una compañera, también profesional de la sanidad, de medicina geriátrica, nacida en el año 1951, sufre una muerte brusca, imprevista, pero no accidental. Nadie podía prever la muerte de esta persona, que ocurrió de forma espectacular y dramática: en una celebración…

Finalizado el curso, nuestro testigo se reincorpora a su puesto de trabajo. No sabe que la compañera ha muerto, pues ya no es tema de conversación entre los otros compañeros. Ha pasado suficiente tiempo como para que todo haya vuelto a la normalidad.

Nos encontramos en el invierno de 1989-1990. En el turno de noche, que transcurre normalmente entre las veintidós horas y las ocho de la mañana. Nuestro testigo cumple con normalidad las funciones que le han sido encomendadas. 

Unas compañeras de la sección de ginecología, que se encuentra en la tercera planta del Hospital, van a verle para pedirle una información. Son, poco más o menos, las once de la noche. Cuando las compañeras salen de su servicio, él vuelve a dedicarse a sus actividades normales. Son las tres de la madrugada, cuando tiene que subir a la sexta planta por necesidades del servicio. Sale al hall y llama al ascensor. Él trabaja en la primera planta. Cuando el ascensor llega y se abren las puertas, en su interior se encuentra una compañera que él conoce sobradamente, aunque hace tiempo que no la ha visto. No hay nadie más en el interior del ascensor. La saluda, con un simple “Buenas noches” de cortesía, pero ella no le responde. Él no le da importancia, ya que a esas horas, el sueño y el cansancio hacen que uno se aísle en su propio mundo interior. El ascensor es de esos que tienen puertas en ambos lados; de los que se pueden abrir por los dos extremos .Ella se encuentra pegada a la puerta contraria por donde él entra, como apoyada en la pared y mirando a la pared de enfrente.

La mirada es fija, ausente y seria, perdida en el infinito. Por eso, él no hace caso a la falta de atención que ella muestra hacia él. El ascensor sigue su marcha, sube y en la tercera planta, planta donde ella trabajaba normalmente, se detiene. Las puertas se abren y ella sale, caminando normalmente, dirigiéndose hacia el paritorio con toda normalidad. Nadie espera en esa planta la llegada del ascensor, lo que es importante para lo que luego comentaremos.

Cuando nuestro hombre vuelve a su planta, comenta con su personal, lo bien que están en ginecología ya que tienen mucho personal: las dos compañeras que le han visitado anteriormente y la otra que se acaba de encontrar en el ascensor. Le miran asustados o asombrados, y no pueden creer lo que les cuenta. Y se produce un diálogo parecido a este:

-¿Pero tú no sabes que esa mujer ha muerto hace tiempo?
-No tenía ni idea, ¿Cuándo ha ocurrido?
-Pues durante el tiempo que has estado en el curso. Por eso no lo hemos comentado contigo. Ya se nos había borrado de la memoria.

Pero él no puede creerlo. La aparición ha sido tan real, que no da crédito a lo que le dicen. Una de tantas historias reales.

The post Entidades appeared first on Segunda Realidad :: Misterio.

¿Ficción o Realidad?

¿Ficción o Realidad? Robinson Crusoe, Sherlock Holmes y James Bond existieron realmente alguna vez. Drácula, el hombre-lobo y el Dr. Jekill y Mr. Hyde tampoco son personajes tan ficticios como creemos. No nos asustemos, sin embargo, porque ya forman parte de la historia, pero no vivamos desprevenidos porque pueden (suelen) reaparecer con otros nombres. 

¿Son las leyendas y las historias literarias un producto de la febril imaginación de sus narradores, o tienen acaso algún fundamento en la realidad? Intentemos aclarar esta cuestión comenzando con un trágico acontecimiento ocurrido hacia fines de la Edad Media.

Por aquella época era costumbre entre los nobles de la Europa Oriental mantener vínculos sexuales incestuosos, lo que originó variadas alteraciones genéticas que hicieron surgir curiosas enfermedades como la Erythropoietic Protoporphyria, tan exótica como su mismo nombre. Normalmente, los glóbulos rojos tienen una sustancia llamada porfiria, pero en estos enfermos había más de lo habitual, lo que se manifestaba como un color rojizo en la piel, los ojos, los dientes y los labios. Y por si esto fuera poco también les aparecían grietas en la piel, que sangraban cuando eran expuestas al sol. 

Para evitar que sus pacientes siguieran perdiendo sangre, los galenos de entonces les recomendaban encerrarse durante el día para protegerse de la luz solar, y beber sangre para compensar las pérdidas. Vivida imagen dracúlea la de estos enfermos de labios y dientes rojizos que bebían el vital líquido en las oscuridades de los castillos, y para colmo en plena Europa Oriental, cuna del célebre conde Drácula. 

La leyenda de los hombres vampiros, por analogía con este animal que también bebe sangre de mamíferos y habita en las tinieblas, bien pudo haberse inspirado en estos hechos reales. El irlandés Bram Stoker publica, en 1897, su novela “Drácula”, sobre la base de su conocimiento de estas leyendas pero también fundándose en cierto sujeto que existió realmente en la Romanía del siglo XV, vale decir por la misma época en que apareciera la rara enfermedad.

Se trataba del tirano Vlad, alias “El Empalador” o también “Draculae”, que en rumano quiere decir “hijo del demonio”. Y en verdad que hacía honor a sus apodos: se deleitaba empalando a numerosos prisioneros de guerra, y hasta a nobles de su misma corte y otras distinguidas pero desprevenidas personas. Cierta vez al embajador de Turquía le clavó en la cabeza su propia zapatilla, devolviéndolo a Constantinopla como muestra de su desprecio por los turcos. 
Semejante personaje no podía ser, en la imaginación de Stoker, nada menos que el rey de los vampiros, y su costumbre de empalar a la gente fue inmediatamente relacionada por el escritor irlandés con la leyenda medieval que sostenía que para matar un cuerpo vampirizado había que atravesarle el corazón con una estaca. 

Rumania siempre recuerda a su antihéroe nacional, tanto que, en ocasión de la destitución de su dictador Nicolai Ceaucescu, no faltaron entre la indignada muchedumbre pancartas que lo identificaban con el mismísimo Drácula. 

Y es así que muchas novelas de ficción se inspiran en leyendas y éstas a su vez en hechos reales, sólo que a estos últimos cada cual los va modificando desde su propia subjetividad atravesándolos con sus conflictos, deseos y fantasías. Dicho esto tu que crees de los primeros nombres que he mencionado en el artículo, ¿Ficción o Realidad?

The post ¿Ficción o Realidad? appeared first on Segunda Realidad :: Misterio.

Fenómenos extraños en fabrica de Foios (Valencia)

Fenómenos extraños en fabrica de Foios (Valencia)

Hoy os voy a hablar de Fenómenos extraños en fabrica de Foios (Valencia). Foios, es una localidad valenciana. Una agente jurado que está haciendo la ronda en el turno de noche en una fábrica de válvulas, se encuentra en el laboratorio, comprueba que todo está bien, apaga la luz y sale. A los pocos metros se gira sorprendida al observar que la luz ha vuelto a encenderse. Se acerca a la puerta y ve como una “mano” está encendiendo y apagando todos los aparatos. Histérica corre hasta el teléfono y llama a la guardia civil. Un agente se persona pero no descubre nada extraño.

Ésta es solo una de las varias historias que los vigilantes nocturnos de la empresa dicen haber presenciado, ruidos sin explicación, radios que se apagan o encienden, figuras negras que aparecen y desaparecen, etc. Lo cierto es que ya van 3 agentes a los que se les a concedido la baja por fenómenos extraños que les causan síntomas de ansiedad y les impiden realizar su trabajo correctamente.

Tanto la guardia civil como la policía local ya han investigado el lugar sin encontrar síntomas de nada raro, aunque los vigilantes afirman que los sucesos sólo ocurren de noche. Los cuerpos de seguridad llegaron a acordonar la zona sin encontrar a nadie que pudiera ser el causante de los ruidos o fenómenos que afirmaban presenciar los vigilantes.

En los últimos días se ha conocido que la fábrica (que no está en un polígono industrial sino rodeada de fincas) está situada encima de lo que era “el camino de los muertos” o lo que es lo mismo el sendero hacia el antiguo cementerio. En un principio este dato se toma como anecdótico, pero los vigilantes dicen que los fenómenos se vienen produciendo intermitentemente desde hace ya 20 años, y algunos piensan que el causante podría ser el antiguo promotor de la fábrica Hugo Bacharach ya fallecido y quien era amigo de Adolf Hitler.

Los responsables de la empresa guardan silencio y la gente de los alrededores es en general escéptica afirmando que “eso de los fantasmas no son más que chorradas”, aunque algunos piensan que los hechos podrían estar en la imaginación de alguno de los guardias pero que al ser ya 6 los que han pedido la baja habría que tomarlo más en serio.

The post Fenómenos extraños en fabrica de Foios (Valencia) appeared first on Segunda Realidad :: Misterio.

Historias de Meteoritos

Hoy os voy a comentar Historias de Meteoritos. Según los astrónomos más de un millar de meteoritos con la fuerza explosiva de 2000 megatones (unas 10000 bombas de Hiroshima) amenazan la Tierra, cada una de ellas podría traer consigo el día del Juicio Final para nuestro planeta.

Es destacable lo acontecido en las montañas el Parque Nacional de Teton (al sur de Yellowstone) los turistas que pasaban en este agradable paisaje la tarde del 10 de Agostos de 1972 pudieron ver como una bola de fuego de entre cuatro y seis metros de diámetro y una masa de 1000 toneladas surcaba los cielos a 60 kilómetros de altura y una velocidad de unos 128000 metros segundo, cundió el pánico entre la población al pensar que se trataba de un proyectil lanzado por la Unión Soviética y fue muy seguido su desplazamiento por los sensores de los satélites norteamericanos.

Historias de Meteorítos

Poco después se descubrió que era un meteorito que impactó cerca de las costas de Canadá por fortuna, porque la incidencia sobre algún lugar de este país hubiera sido similar al de dos bombas atómicas, un efecto muy parecido a lo acontecido en 1908 en la región de Tunguska donde 200 kilómetros cuadrados de bosque fueron arrasados por un meteorito.

The post Historias de Meteoritos appeared first on Segunda Realidad :: Misterio.