Todos habéis oído este nombre, mas de la mitad de vosotros habréis visitado alguna vez uno de sus establecimientos, y seguro que al menos una cuarta parte de vosotros habéis llevado vuestro coche a realizar alguna labor o tarea de mantenimiento. Fueron punteros hace unos años por la rapidez y los precios, solucionando un “dolor”, esto es dando solución a un problema que era las esperas de los talleres para realizar tareas sencillas por no hablar de los elevados precios y todo ello sin cita previa.

Antecedentes

Lamentablemente (sobre todo para ellos, claro esta) parece que esto es el pasado y os voy a contar por que. La pasada semana, tuve un reventón en una rueda en mi coche particular, totalmente imprevisto. Estaba de pasada en Madrid, para unas compras, con mi mujer y uno de mis perros, Grizzly, una imponente cachorro de Alaskan Malamute de un año (en la foto de abajo solo tenía tres meses), por lo que necesitaba una solución rápida y efectiva. Lo primero que hice fue intentar poner la rueda de repuesto que viene, esta “maravilla” de galleta que ahora nos cuelan en todos los coches de gama media (mejor por supuesto que el kit para pinchazos que incluyen en la gama baja) para poder ir al taller mas cercano. Luego les extraña que bajen las ventas de coches cuando cada vez vienen peor equipados en este sentido.

Por suerte o por desgracia esto me sucedió en el Plaza Norte 2, una zona comercial situada en San Sebastián de los Reyes, por lo que tenía cerca un Norauto, un Tiendas Aurgi, un Tiendas A., amén de varios talleres pequeños, por lo que en este sentido estaba cubierto o eso pensé yo, pero también me paso en uno de los accesos, por lo que finalmente y tras peligrar mi integridad tratando de poner los triángulos para señalizar decidí mover el coche al Norauto, que tenía prácticamente al lado, ya que la cubierta estaba perdida del todo. Si no es el caso vosotros no hagáis esto pues si la cubierta tuviera arreglo, circular con ella desinflada la quemará y dejará inservible.

En el Norauto me encontré con el primer problema. No tenían la medida de mi rueda, solo por encargo, algo inviable en ese momento. Esto me ha pasado desde que compre este coche cada vez que he tenido que cambiar las ruedas, y la verdad que es una de las principales pegas que le veo a Citroën. Pone unas medidas de rueda tan endiabladamente rebuscadas que aparte de no encontrarlas en la mayoría de establecimientos, a no ser que sea de encargo, cuando la encuentras los precios son desorbitados. La verdad es que el servicio postventa de Citroën en general no me convence mucho. Hace unos años me tire tres meses con el coche en el taller por que no había un airbag para el asiento del acompañante. Lamentable en una casa como Citroën.

Como os digo en Norauto no tenían la medida por lo que tenia que ir a otro sitio a preguntar. Al estar en el parking del Norauto pude por fin ponerme a cambiar la rueda y montar la citada galleta en condiciones mínimas de seguridad, mientras el sol de mediodía se me clavaba en lo mas profundo de mi ser. Para ello necesite la ayuda de un mecánico de Norauto que amablemente me ayudo en dos ocasiones y de unos clientes que amablemente me recordaron que no quitara las tuercas del todo antes de poner el gato. Un fallo gordo, pero no he cambiado demasiadas ruedas en mi vida.

Cómo cambiar una rueda

Para los no duchos como yo os pongo el proceso. Primero con el coche parado, freno de mano puesto y en punto muerto, aflojamos las tuercas de las ruedas. Si tiene tornillo antirobo la llave solemos tenerla en la guantera o con el gato y demás utensilios. Una vez aflojadas pero sin quitarlas, levantamos el coche con el gato hasta que calculamos que podemos sacar bien la rueda pinchada y poner la nueva. Aflojamos ya las tuercas del todo y sacamos la rueda. Colocamos la nueva rueda y presentamos las tuercas (esto es ponerlas pero sin apretarlas, un par de vueltas con la mano bastarían). Las apretamos en cruz, esto es apretando una y luego la opuesta, en los ángulos que tenga. Bajamos el coche con el gato y volvemos a apretar ya con el poche en el suelo, retiramos la llave del antirobo pues sino es lo mas factible que la perdamos cuando vayamos a circular, y recogemos todo. Ya podemos ir al taller mas cercano a cambiar la rueda.

Aquí os hago dos apuntes. Lo de la llave antirrobo lo comento por que yo no la quite y efectivamente la perdí. Cosa que me traería mas problemas, como os seguiré contando mas adelante. El caso es que me dirigí a tiendas Aurgi, donde aparte de la “escasa calidad” de la atención al cliente, pues las vendedoras estaban a su “rollo” hablando por teléfono (2 personas, un teléfono eso si al menos parecía tema de un pedido o algo así) hasta que un cliente que iba delante de mi le dijo que si le cobraban o se iba, me querían cobrar 300 euros por poner las dos ruedas. Os recuerdo que primero por seguridad y segundo por normativa, las ruedas se cambian por parejas. Si hubieran tenido el mismo modelo que yo llevaba montado, teniendo en cuenta el dibujo a lo mejor habría podido poner solo una, siempre y cuando no estuviera muy gastado (cosa difícil con los kilómetros que hago) por lo que había que cambiar las dos. Os digo que es por seguridad por que si llevas dos ruedas de distinta marca, con distinto dibujo, etc, el coche pierde agarre y estabilidad. Y por normativa por que la guardia civil, si te para y detecta este punto, algo improbable pero no imposible, te puede meter hasta 250 € de multa. Como os digo el precio era elevado y en ese momento no contaba con suficiente flujo de efectivo (lo que me ha hecho aumentarlo unos días después) por lo que pregunte si había posibilidad de financiarlo pero claro, había que llevar nomina recibo, etc, por lo que era una opción inviable.

Fallo de Gestión

Os contaré otro “acierto” de tiendas Aurgi de hace unos años, del que me acordé en esta ocasión una vez mas y que me hizo darme cuenta de hasta que punto estaban perdiendo todo lo ganado por mala gestión aunque no venga a cuento. Tiendas Aurgi contaba con una tienda-taller en San Sebastián de los reyes, enorme, con parking propio, y bastante bien ubicada justo detrás de los estudios de Antena 3. Hace unos años, imagino que por la crisis, dejaron este edificio, y se mudaron al que yo fui que esta justo detrás del Plaza Norte 2, uno mas pequeño, peor ubicado y en resumen peor en todos los sentidos. Lo curioso es que el que tenían antes lo cogieron los de Tiendas A. que aparte de ser unos listos y jugar al despiste con el nombre (aunque a mi personalmente todos los vendedores me aclaraban que eso no era Aurgi), tuvieron el buen ojo de coger esas instalaciones.

Después de eso los de Aurgi, que se debían de dar de cabezazos pues estos de Tiendas A. se estaban quedando con todo lo que tanto tiempo les había costado conseguir (eso si, por culpa de su pésima estrategia comercial), se dedicaron a poner carteles rodeando dicho taller diciendo que eso no era tiendas Aurgi, que si no ponía Aurgi es que no lo era, etc, algo como muy a la desesperada, y como no debieron tener el éxito deseado finalmente tuvieron que coger otro local, al lado mismo del de tiendas A. pero muchísimo mas pequeño (y apostaría a que mucho mas caro que lo que pagaban por el otro). En fin, parece ser que visto el personal que encontramos en la tienda, no fue la ultima mala decisión. Pero bueno, todo esto no es mas que una opinión basada en suposiciones, no tengo datos que lo respalden.

Volviendo al tema que nos ocupa, casi descorazonados, y habiendo pasado el mediodía hacia unas tres horas, el hambre, la sed, la preocupación por nuestro perro, y los nervios iban haciendo mella en nuestra templanza. No sabíamos que hacer o a quien recurrir, cuando me acorde de un ultimo recurso como os digo en mi blog financiero, la tarjeta de crédito, concretamente la de El Corte Inglés. No voy ahora a entrar en esto de las tarjetas de crédito, pero en esta ocasión me podían salvar el día. Me baje hasta El Corte Inglés de San Chinarro, donde pensé que aunque fuera mas caro, al poder pagar con la tarjeta de crédito, lo único que tenía que hacer era generar un flujo de efectivo para pagarlo, y tenía todo un mes para ello. El principal escollo sería, una vez mas, las dichosas medidas de Citroën.

Afortunadamente en El Corte Inglés si di con empleados competentes, por no mencionar que al ser la misma planta donde se encuentra el taller que donde venden los productos para mascota, pude meter a Grizzly (que iba asadito el pobre en el coche) al centro comercial e incluso darle de beber agua fresca. Encontré las ruedas, de la medida necesaria, el precio era mas barato que en tiendas Aurgi (impresionante), así que solo me faltaba darle las llaves y la llave antirobo. Aquí empece a sudar de nuevo, por que no recordaba haberla quitado, y efectivamente, tras volver el coche del revés la llave no estaba. Me dijeron que solo podían romperme los tornillos y que tendría que pedir unos nuevos a Citroën con su correspondiente llave, obviamente previo pago. Al ser ya las 16:00 le dije que lo hicieran que otra cosa no podíamos hacer.

Finalmente me llamaron informándome de que los habían podido quitar sin romperlos, por lo que solo necesitaba pedir a Citroën la llave antirobo (ya os contaré en otro post como sale esto), y que el coche estaba. Fui a por el, pagué con la tarjeta de El Corte Inglés y pude financiarlo en 6 meses para hacerlo mas asumible pues como os dije no tenia flujo de efectivo en ese momento y este imprevisto no entraba en mis cálculos (tengo que ampliar el fondo de emergencias también). De manera que todo finalmente acabo de manera aceptable. Eso si, de camino me di cuenta que se habían quedado la cámara que me habían quitado (la rota y la nueva), que no es que la nueva estuviera nueva, pero me podría haber valido quizá para otra ocasión, de cualquier forma ya no di la vuelta y nos dirigimos a casa para descansar de tan aciago día.

Conclusiones

Este problema me reveló varias cosas y es que de vez en cuando hay que pararse y afilar el hacha. De momento cambio un par de paradigmas. Siempre tenemos la idea de que El Corte Inglés es caro y Tiendas Aurgi barato, y he visto que no siempre es así. Por otro lado y pese a su mala gestión con el tema de los locales, que ya es importante, en esta era que hemos entrado de la información, del Conocimiento o del talento, no puedes pretender que las cosas sigan igual. El mundo ha cambiado. Para siempre. Hay gente esperando que vuelva todo a la normalidad, como parece ser, Tiendas Aurgi. De lo que no se dan cuenta es de que esto es lo normal. En esta era no buscas una titulación o un nombre o una marca. No al menos por encima de todo. En esta época buscamos que nos resuelvan problemas, que nos den un trato amable, y sobre todo una solución. Bien pues en todo esto ha fallado Tiendas Aurgi. No digo que todos sus establecimientos sean iguales ni todos sus empleados por supuesto. Pero desde luego en mi experiencia me han alejado un poco mas como cliente (cosa que ya sus precios elevados lo habían ido haciendo anteriormente).