Incluso si tienes una gran relación, puedes realmente mejorar tu matrimonio (y las finanzas) al hablar de dinero, si lo haces correctamente.

De hecho, no importa lo bien que vaya tu relación, el dinero existe, inevitablemente, entre la mayoría de las parejas. No me importa lo maravillosamente bien que tu y tu pareja os lleváis, el dinero puede separaros, aunque sólo sea un poco (al principio). Puede que no seas consciente de ello. Tu no puedes admitirlo. Pero el dinero … es un problema.

Dejadme que me vaya por las ramas un poco más lejos.

Incluso si tienes las mejores inversiones, ingresos abundantes y sin deudas, lo más probable es que tu y tu pareja resentis comportamientos financieros de los demás, aunque sólo sea un poco, e incluso, como ya he dicho, aunque no seas consciente de ello.

Y si no eres tan afortunado, si tienes deudas y tienes problemas de gasto, el dinero es probable que cause gran tristeza en tu matrimonio. Es el problema principal detrás de más de un millón de divorcios anuales.

Así que vamos a pretender que el dinero es benigno. Puede destruir tu relación y tu familia, te guste o no, y esto no tiene nada que ver con la cantidad de dinero o deudas que tengas. Mucha gente rica torpedeo sus relaciones (y a ellos mismos) a causa del dinero. Puede encontrar la infidelidad en el matrimonio financiero a todos los niveles económicos.

Si como mínimo, no trabajas duro en hablar de dinero de la manera correcta, te aseguro que pondrás un estrés innecesario en tu matrimonio.

Para mí, eso es una vergüenza. Porque incluso si os enfrentáis a dificultades financieras, el dinero puede y debe hacer vuestra relación más fuerte, no más débil. De hecho, creo que el dinero puede hacer que no importe cual sea vuestra situación financiera. Pero antes de llegar a la solución, vamos a realmente entender cómo conseguimos descentrarnos cuando se trata de dinero en efectivo.

En primer lugar, ten en cuenta lo que el dinero representa en su esencia: la seguridad, la salud y la felicidad. Eso es lo que compra el dinero, o al menos eso es lo que pensamos que estamos comprando cuando lo gastamos.

El problema es, por supuesto, que diferentes personas tienen diferentes opiniones sobre lo que son la seguridad, la salud y la felicidad realmente… ¿no? (si me preguntes lo que significan yo probablemente te voy a dar una respuesta diferente en función de la hora del día en que me preguntes.)

Estas son algunas de las preguntas que me hago a mí mismo sobre el dinero en lo que respecta a la seguridad, la salud y la felicidad:

¿Cuánto dinero debo ganar?
¿Cuánto debo trabajar?
¿Cuánto dinero debemos gastar?
¿Cómo debemos gastarlo?
¿Cómo debemos invertir el dinero que no gastamos?

Y no te olvide el favorito de siempre:

¿Cuánto dinero necesito para jubilarme?

No es tan difícil para mí o para mi esposa responder a estas preguntas. Los problemas comienzan cuando trato de responder a las preguntas de mi esposa y ella intenta responder por mí.

En el fondo, quiero que venga con las mismas respuestas que a mi se me ocurren… ¿no puedo? Cuando no lo hace, tenemos un problema porque amenaza (en mi mente y espíritu) nuestra seguridad, la salud y la felicidad. Si se trata de una pequeña cantidad, la “amenaza” es pequeña. Una mayor cantidad supone una mayor “amenaza”. Pero incluso las pequeñas amenazas pueden ser realmente fatales para una relación porque se suman con el tiempo. Cuando lo hacen, las personas explotan.

Se puede ver que el dinero puede arruinar las relaciones, pero a menudo no tiene mucho que ver con el dinero mismo.

Por ejemplo, si mi esposa y yo estamos de acuerdo en que debemos trabajar lo menos posible, gastar todo lo que tenemos y no guardar nada, vamos a ser pobres, pero vamos a ser mendigos felices. La relación seguirá siendo fuerte.

Pero si yo creo que necesitamos 5 millones de euros para estar seguros y ella piensa que sólo tenemos que pagar la factura de la tarjeta de crédito, vamos a estar a la gresca en cualquier momento por la cuestión de los ingresos, el gasto o la deuda que sube. No es divertido.

Entonces, ¿cuál es la manera correcta de hablar de dinero? Una vez más, no soy terapeuta, pero permítidme compartir un proceso de tres pasos que realmente me ha ayudado personalmente y profesionalmente:

1. Juega al Diccionario.

Define la seguridad, la salud y la felicidad. Y mientras estás en ello, ¿cuál es tu definición de éxito?

Escríbelo.

¿Qué significa cada una de estas palabras para ti en términos concretos? ¿Cuánto dinero se necesita y cuando lo necesitas para sentirse seguro, feliz y saludable? ¿Qué es lo que tienes que hacer este año/mes/semana/día con el fin de lograr tus objetivos?

No des un paso más hasta que definas los términos de forma individual y concreta. No pienses en cómo tu pareja definiría los términos o cómo piensas que querría definirlos. Define estos términos por tí mismo. Escríbelo.

2. Jugar a Fingir.

Después de haber completado el paso uno, ponte en la piel de tu cónyuge y cambia la forma de pensar sobre las cosas. Anota la cantidad de dinero que tu (como tu cónyuge) necesitas para sentirte seguro, saludable y feliz. Ah… y aquí va una pista… este no es el momento de ser gracioso o cínico. Al menos no si deseas solucionar este problema. Observa desde donde viene tu cónyuge. Entiende por qué se definen estos términos de manera diferente de lo que se hacen. Esto es realmente de gran alcance pero sólo funciona si tu escribes tus respuestas abajo así que no seas perezoso. Haz el trabajo.

Si tu pareja gasta mucho más dinero que tu, casi puedo garantizar que no lo estáis haciendo “para ti” a pesar de que puedas sentir como que si. Ellos simplemente definen la seguridad, la salud y la felicidad de manera diferente que tu. Ojala, cuando termines este ejercicio veás que ya entiendes cómo te motiva.

3. Haceros amigos.

Ahora es el momento de encontrar el compromiso. A menos que lo hagas y hasta que lo hagas, no tendrás mucha paz y sin duda no tendrás el tipo de relación que podrías tener. Una vez que determines la cantidad de dinero que necesitáis (como pareja) con el fin de sentirte seguro, saludable y feliz, inicia la creación de un plan financiero para alcanzar vuestras metas financieras. Si no podéis resolver esto entre vosotros, realmente pensar en ir a ver a un terapeuta de pareja o planificador financiero para ayudaros a encontrar vuestro camino. No estoy hablando de unos 10 años en el sofá aquí o un plan financiero de 2.500 €. Estoy hablando de una o dos reuniones con un planificador profesional que puede ayudaros a encontrar un acuerdo. Bien vale la pena el precio si no podéis hacerlo por vuestra cuenta.

Yo seré el primero en admitir que mi esposa y yo pensabamos distintos, pero desde que pusimos una meta común, no hemos tenido una discusión sobre dinero en muchisimo tiempo. Fuimos a través de este proceso hace unos 10 años y realmente funcionó. Pero tengo algunas punzadas de “¿Queeeeeeeeeeeé?” Cuando se trata de decisiones de gasto a veces.

Estoy seguro de que ella también las tiene. Creo que sería una gran idea hacer esto de nuevo. No haría daño … ¿no?

¿Que pasa contigo? ¿Crees que este ejercicio te ayudará a ti y a tu media naranja a llevaros mejor? Incluso si te llevas muy bien… ¿te parece que este tipo de proceso sería algo saludable? ¿Es suficiente con tener actualizaciones financieros periódicas y olvidarse de las ideas sugeridas anteriormente?

Lee mi artículo “El Dinero y la pareja” para aprender a dejar de luchar por el dinero y mejorar su relación con la construcción de soluciones financieras juntos.

La entrada Tres pasos para mejorar tu matrimonio aparece primero en Ganar Dinero :: Cómo Ahorrar en Internet.